martes, 13 de junio de 2017

Las muñecas son para las niñas y los coches para los niños.


Cuántas veces habremos oído esta frase, tan típica y que pese a los tiempos en los que estamos, de vez en cuando alguien la suelta por ahí.

O como que el color rosa es de chicas o tantas otras que podríamos recopilar en un momento.

En esta ocasión, el título de este álbum ilustrado es precisamente "Las muñecas son para las niñas".

Con esta premisa, ya podemos deducir de qué irá el libro y los problemas que van a surgir a lo largo del mismo, pues en la portada vemos a dos padres mirando con cara de extrañados/perplejos/qué pasa? a sus pequeños, porque uno de ellos va con una muñequita de trapo.


En este libro nos encontramos con ilustraciones hechas con acuarela y un pequeño texto que las acompaña siempre en la parte baja de la hoja.
Conocemos a una familia compuesta por padre, madre y dos hijos y un buen día la tía les visitará con motivo del cumpleaños de uno de ellos.
El hermanito mayor alude a ella como un poco rara, ya que "lleva boina puesta, incluso dentro de casa". Los autores con esto intentan transmitirnos que la hermana de mamá es moderna o en todo caso diferente a lo que ellos ven normal.

Y en una de estas visitas le regala al más chiquitín por su cumpleaños, una muñeca de trapo.
Imaginaros la cara de sorpresa de los padres.
La ilustración lo dice todo: tía y niño pequeño encantados con el regalo y el resto de la familia con las caras que son un poema, la madre parece que va a tirar sin querer la bandeja del té, el padre se mete las manos en los bolsillos un poco sorprendido y el hermanito mayor mira de reojo mientras juega con un coche.




Antes de seguir con el libro, os dejo la siguiente pregunta:
¿Cómo reaccionaríais en esta situación?
Hay objetos, colores, profesiones... que la sociedad ha establecido para diferentes sexos y hemos asumido como "lo normal", pero si nos paramos a pensarlo bien ¿Por qué un color en concreto va a ser para un sexo? ¿O por qué las niñas no vamos a poder jugar de pequeñas con coches? Si luego conducimos y todo...
Un tema para reflexionar y hacer ver a nuestros pequeños que cada uno es libre de jugar con lo que le apetezca y ponerse la ropa del color que quiera.

Y tras este pequeño apunte, seguimos con el libro :)
El niño y la tía, como decíamos, encantados con la muñeca, que hasta le ponen un nombre. Se llamará Teresa y veremos los problemas que van surgiendo cuando él quiera dormir con ella y el padre comente que no pasa nada, porque ya se le pasará.

Vemos que el papel de la madre es el de dejarle al niño jugar con la muñequita de trapo, ya que no ve que conlleve ningún tipo de problema, pero como el que manda en casa es el papá, pues pone caras de enfado pero no hace mención de hablar.


Así que el niño se queda sin poder llevarse la muñequita al cole porque su mamá le dice, para que el padre no acabe enfadándose, que claro, sin carrito no puede sacar a Teresa a la calle, que es muy pequeña para salir tan lejos...
Excusas que van sonando a eso, ya que como piensa el hermano mayor, la solución es llevársela y punto.

Veremos como según avanza la historia, se van dando situaciones en las que los padres intentan hacer entrar en razón al pequeño para que juegue con cosas que se supone que son sólo para chicos.
El padre irá enfadándose cada vez más y más y acabará
comprándole una caja de herramientas a su pequeño, para que así tenga un juguete de chicos. Ésto sólo hará empeorar la situación hasta tal punto que discuta con la madre y los niños asustados piensen que se van a divorciar.

Parece que en un momento de la historia, el niño querrá contentar a los padres y jugar con la caja de herramientas, con un tambor, pero estos juguetes quedan inmediatamente confiscados por diferentes motivos y volverán las discusiones al hogar.


Seguro que os imagináis que el desenlace final será bueno... pero no os desvelaremos nada ni haremos spoiler. Tendréis que descubrir vosotros mismos qué sucede con esta familia y si al final la gente cambia de forma de pensar o no.

Unas ilustraciones muy limpias, ya que no llenan por completo las páginas, pero que están cargadas  de expresión y con las que seguro que en más de una ocasión disfrutamos mirando las caras que ponen los padres.
La letra es letra de imprenta y tiene un tamaño bastante grande, así que es un libro perfecto para primeros lectores. Podremos leerlo con ellos y no se cansarán porque es una historia cortita.

Temas como la igualdad de sexos, qué es ser diferente o la libertad de expresión podrían ser tratados con niños más mayores.

En las guardas del principio aparecen diferentes vehículos de juguetes y un carrito de muñecas, y en las guardas del final, un montón de muñequitas de trapo y un guerrero con espada y escudo.
La imagen de la contraportada lo dice todo: el pequeño jugando con la caja de herramientas que le regala su papá y haciendo un "buen uso" de ella :)

El libro tiene un PVP de 14€ y podéis adquirirlo en la Libroteca o pinchar aquí.



1 comentarios:

  1. Pues muy buen libro! Sí señor! Por qué hay que hacer diferencias? Pues si un niño quiere un carrito de muñecas, o pintarse las uñas, por que no? Y si una niña quiere ir con bañadores de niño o jugar al futbol... por qué no? La igualdad se trabaja desde casa y es muy importante que los peques lo aprendan. Así que... por qué no? 😉

    ResponderEliminar

© Las Lecturas del Gatito, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena